Tecnotecas para la innovación popular argentina

Reconocimiento, formación y articulación productiva de los saberes tecnosociales de las juventudes

Realizado por CIECTI y Agencia I+D+i

Editores/as: Mariano Zukerfeld, Guillermina Yansen, Fernando Peirone y Lucila Dughera.

A lo largo de 18 capítulos, este libro está dedicado a analizar distintas facetas del Programa Tecnotecas para la Innovación Popular Argentina (TIPAR).

Desde el último cuarto del siglo XX habitamos una etapa de la historia que puede ser nombrada como capitalismo digital –informacional o cognitivo– y que sucede al capitalismo industrial. En este sentido, en el capitalismo digital los aprendizajes no formales e informales relacionados directa o indirectamente con las tecnologías digitales e internet asumen una centralidad notable, sobre todo entre las juventudes. Estos conocimientos, numerosos y designados como habilidades digitales, incluyen aspectos tecnológicos, pero los exceden largamente para abarcar imaginarios, afectividades, pautas comunicativas y otras destrezas sociales; en este sentido, es importante destacar que TIPAR articula una visión teórico-política, una comunidad, una iniciativa y un programa específico.

Las juventudes portan estas habilidades digitales, pero suelen no ser reconocidas como tales por ellas mismas ni, menos aún, por las instituciones públicas en general o las educativas en particular; esto es especialmente notable en el caso de las juventudes provenientes de los sectores populares. Al mismo tiempo, el sector información digital y otras actividades económicas demandan esas habilidades digitales de manera sistemática y creciente, configurándose así un desacople entre una oferta no reconocida y una demanda insatisfecha. TIPAR se concibe como un puente para superar esa brecha, que no es solo económica, sino también cultural y política. Las tecnotecas están pensadas para trabajar en el reconocimiento, la formación y la articulación productiva de las habilidades digitales portadas por las juventudes populares, lo que en sí mismo refiere a una legitimación más plena de la cultura popular.

TIPAR se ha ido constituyendo como una comunidad de personas en cuyo centro se encuentran el equipo de la Agencia I+D+i y el equipo de coordinación y técnico del propio programa, además de colaboradores/as externos a cargo de tareas específicas y el consejo consultivo. En diálogo permanente con ese núcleo se han ido integrando académicos/as nacionales e internacionales, funcionarios/as de los distintos niveles de gobierno que llevan adelante políticas similares a TIPAR, o que quieren implementar TIPAR en sus distritos, y a una heterogénea gama de actores/as provenientes de diversos sectores productivos. Algunos/as son coautores de este libro, pero hay que destacar que la comunidad TIPAR es aún más amplia, reúne también a colegas que manifiestan su compromiso con esa visión y con quienes, más allá de cualquier distancia física, institucional o semántica, se comparten las mismas ideas.

A la vez, TIPAR se traduce en distintos programas e instrumentos. Estos incluyen las sucesivas versiones del Libro Blanco de TIPAR; las orientaciones pedagógicas, socioeducativas y tecnológicas –publicadas en este volumen–; la plataforma tip.ar, que ofrece cursos para los trayectos formativos de las tecnotecas y servicios de gestión, certificación y vinculación de la oferta y la demanda de habilidades digitales; el dispositivo de reconocimiento de habilidades digitales, que mediante una actividad lúdica permite a las juventudes obtener una primera certificación de sus saberes tecnosociales; la Diplomatura Universitaria en Reconocimiento, Formación y Articulación Productiva en Saberes Tecnosociales Juveniles, ofrecida especialmente por la Universidad Pedagógica Nacional para las y los formadores de las tecnotecas y otras personas interesadas; y las tareas de asesoramiento, acompañamiento y seguimiento de las distintas implementaciones locales que realiza la coordinación nacional del programa.

Finalmente, TIPAR es un programa específico –en el marco del Fondo Tecnológico Argentino de la Agencia I+D+i–, que tiene el objetivo de financiar la creación y puesta en marcha de las primeras tecnotecas. Así, se ofrecen aportes no reembolsables por hasta 500 millones de pesos por tecnoteca al efecto de solventar adecuaciones edilicias, adquirir el equipamiento requerido para su óptimo funcionamiento y garantizar los trayectos formativos articulados alrededor de proyectos de innovación y aprendizaje de acuerdo con la propuesta estipulada en el Libro Blanco. Cabe señalar que, al momento en que este texto resulta publicado, se está abriendo el primer llamado del Programa TIPAR.

Para descargar el documento ingresar aquí.